Escuela Superior de Estudios Franciscanos

Actualidad > Noticias

PEF 2020 -Semana 16

Durante esta semana hemos avanzado un poco más en el módulo de Pensamiento Franciscano. Nos han acompañado en esta etapa, por un lado Carlos Salto, hermano OFM, argentino, desde Roma donde vive y enseña en el Antonianum; y por otro lado Jaime Rey, hermano capuchino, que vive en Roma también, pero que estos días se encuentra en Vallladolid (España), y que ya estuvo con nosotros la pasada semana.

Carlos Salto nos ha presentado la Visión franciscana del Hombre. Recuerdo que al inicio nos planteó estos interrogantes: ¿A qué cosa me ha ayudado el estudio; he estudiado franciscanamente; por qué? Hoy en día se corre el riesgo de seguir llenándose de “información”, pero no con el deseo de un estudio que transforme. Estudiar franciscanamente nos ayuda a que todo lo que el Señor nos regala nos ayude a vivir para retribuir, gratuitamente, al servicio de la evangelización, dialogar con las culturas. Un estudio para establecer puentes, para ser una “Iglesia en salida”.
 

 

Por otro lado, también inicialmente, la pregunta, ¿de qué se interesa hoy la antropología? Hay una multiplicación de antropologías: social, cultural, filosófica, teológica… Hoy un ser humano que va mas allá de sí mismo: se habla del “posthumanismo, transhumanismo”. La categoría del ser humano está cambiando. El ser humano más allá de lo humano, transición del humanismo moderno hacia otro sistema. Este cambio nos tiene que interpelar como cristianos, nos enfrentamos a un gran desafío antropológico.

Y también una serie de “categorías” que fue desgranando desde los autores franciscanos. El ser humano, Imago Dei: cuerpo y alma, no son dos partes, sino que ambos son dos dimensiones del ser humano. El ser humano, Imago Trinitatis: un ser en relación. Relación con el trascendente, con uno mismo y con los otros seres contingentes. Todo está conectado y eso nos invita a madurar una espiritualidad de la solidaridad global, que brota del misterio de la Trinidad. El  ser humano, Minor Mundos: protector de nuestra "casa común". Es denominado microcosmos porque presenta el punto más elevado de toda la creación, porque posee un alma y cuerpo está en relación con los demás y mediador entre las realidades espirituales y materiales. El ser humano, Capax Dei: es el buscador del bien, ha sido creado por Dios. Siente el deseo de encontrarse con su Creador, se cree capaz de buscarlo y de ponerse en camino para encontrarlo. Esta categoría esta en relación con la vida espiritual: toca toda la persona que ha sido creada a imagen y semejanza de Dios. El ser humano, Homo Viator: tiene la capacidad de ponerse en movimiento. Busca, desea, anhela, a su Creador. La importancia de este “camino”, para nosotros franciscanos, va ser importante. Francisco dice: “somos peregrinos y forasteros”. Estamos invitados a caminar personalmente, pero también en fraternidad, como Iglesia, franciscanamente: de lo contrario corremos el riesgo de convertirnos en “peregrinos vagabundos”.
 


Jaime Rey esta semana ha desarrollado el curso sobre Epistemología Franciscana. Recojo, “a vuela pluma”, algunos subrayados que más se me han quedado. Partiendo de la “epistemología” como una manera propia de conocer, mirar, comprender, saborear…, el mundo, toda la realidad.

Una Teología del Verbo, teología de la creación. Cristo es el alma y el corazón de todas las estructuras terrenas, el Verbo es la Palabra que expresa al Padre y conduce hacia Él. El Verbo es el modelo, “ejemplar” de todo lo creado. En Él se expresa cuando puede ser dicho en la divinidad. El Verbo expresa también todas las cosas distintas de Dios. La unión entre la Trinidad y la Creación encuentra su nexo en el Verbo: es el alma y el corazón de todo lo real.

Una comprensión dinámica del ser humano: el reto de crear las relaciones. Un intento de descentramiento del ser humano como medida de todas las cosas: al ser humano en relación con los otros y con el otro. La “tecno-ciencia” que supone una alteración del mundo de las relaciones.

La identidad franciscana como una identidad contracultural. Frente al individualismo la fraternidad, frente al consumismo/exclusión la opción por los pobres/inclusión, frente a la pobreza la solidaridad, frente a los reduccionismos racionalistas la contemplación como capacidad de admiración.

Como franciscanos tenemos que seguir el hilo conductor de la Bondad, la Belleza. La cual nace del pensamiento de Dios y nos debe llevar a tener una experiencia profunda no superficial. Razón y Fe colaboran mucho para comprender la realidad, pero en la modernidad el hombre se deja llevar y pone su confianza en la razón. Aparentemente ofrece las repuestas al camino del hombre, es capaz de "resolver" sus problemas, hay una confianza desmedida en la razón. Pero le lleva a frustraciones cuando experimenta que hay situaciones que le superan. Es buscar un equilibrio entre ambas, cada una en su estatuto, de esa forman ayudan.

Agradezco a ambos su sabiduría, su pasión por el pensar las cosas de una manera carismática, que pueda identificarnos hoy.

 

Ana Cecilia Palma Jaimes, FCP
Hermanas Franciscanas Cooperadoras Parroquiales de la Asunción, Granada (España)
2 de mayo de 2020

 

ESEF Escuela Superior de Estudios Franciscanos • Carretera del Cristo s/n - 28048 Madrid - El Pardo (España) • Tel. 91 376 20 12 • Política de privacidad
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información